30. Patología Hepática Del Embarazo

Puntos a Evaluar

  • Diagnóstico diferencial de la ictericia durante el embarazo:
    • CIE, hígado graso agudo, HELLP, hepatitis viral
  • Colestasia intrahepática del Embarazo:
    • Definición
    • Epidemiología
    • Fisiopatología
    • Cuadro clínico
    • Diagnóstico clínico y de laboratorio
    • Estimación de riesgo perinatal
    • Criterios de derivación
    • Conducta.
  • Hígado graso Agudo:
    • Definición
    • Diagnóstico clínico y de laboratorio
  • + HELLP
  • Nivel ++



Diagnóstico diferencial

El daño hepático agudo (DHA) es la forma más frecuente de daño a la edad fértil y en la mujer embarazada puede o no estar directamente con el embarazo y si lo está, puede o no estar relacionado a preeclampsia (PE). De esta forma, las posibles formas de daño hepático son:

hep1

Tomada de Clase Dr Guiñez Enfermedades Médicas Maternas 2015 (1)

Patologías hepáticas

A continuación, se profundizará sobre la colestasia intrahepática del embarazo (CIE) y el hígado graso agudo (HGA), dado que las otras formas son contenido de otras especialidades o han sido discutidas en otros capítulos.

colestasia intrahepática del embarazo (cie)

Patología colestásica reversible y acotada al embarazo, después de las 20 semanas. Con  alza de los ácidos biliares pprimarios, los ácidos cólico y quenodeoxicólico, particularmente hacia el tercer trimestre (aumento de 10 a 100 veces),

Clínica

Se manifiesta como prurito intenso de distribución generalizada, pero de predominio palo-plantar y nocturno con o sin ictericia (en general leve, <3 mg/dl) que tienden a progresar junto con el embarazo. Puede acompañarse de elevación de transaminasas.

La histopatología muestra colestasia intrahepatica leve, con acumulación de pigmentos biliares en hepatocitos y dilatación vía biliar.

Su resolución es espontánea después del parto, pero tiende a recurrir en embarazos siguientes (riesgo de 50-60%).

Su incidencia es alta en países de Escandinavia y en Chile, especialmente en población con ascendencia mapuche, pero ha sufrido una importante disminución, desde 15% en 1985 hasta 1-2% actualmente.

fisiopatología

No se conoce la causa de la CIE, pero se sospecha que participan factores endocrinos, genéticos y ambientales. Probablemente es el resultado de la elevación fisiológica de los estrógenos durante el embarazo, en una mujer susceptible.

  • Estrógenos: aparece y aumenta cuando los valores de estrógenos van en claro aumento, además de ser 5 veces más frecuente en embarazos con más estrógeno (ej múltiples). Las pacientes pueden presentar síntomas similares con el uso de ACO.  Estas hormonas actuarían disminuyendo la depuración hepática
  • Genética: marcada variación étnica y geográfica, y es más frecuente en mujeres con parientes con antecedentes de CIE.
  • Ambiente: se ha sugerido la participación de un factor ambiental aún no identificado, principalmente porque no se repite siempre en embarazos posteriores.
    • Se han postulado: aceite de canola, pesticidas, dieta baja en selenio


Diagnóstico

hep2

Recientemente se ha encontrado elevación de Glutatión-S-transferasa alfa, enzima hepática que aumenta en el DHA y que se eleva precozmente en la CIE lo que podría tener utilidad en el diagnóstico a futuro.

Es un cuadro clínico de exclusión descartando otras causas de prurito y/o ictericia, siendo las más importantes:


ü  Hepatitis viral

ü  Colelitiasis – coledocolitiasis

ü  Cirrosis biliar

ü  Enfermedades parasitarias (fasciolosis)

ü  Enfermedades dermatológicas

ü  Trastornos metabólicos (enfermedad renal crónica, diabetes mellitus, patología tiroidea)


Se distinguen además presentaciones atípicas:


-          Inicio en la primera mitad de la gestación

-          Persistir más de 8 semanas post parto

-          Cursar con compromiso estado general severo persistente

-          Cursar con ictericia severa

-          Cursar con dolor abdominal o vómitos persistentes

-          Asociación a hipertensión o trombocitopenia


Pronóstico

Es de bajo riesgo para la madre, salvo por la recurrencia en nuevos embarazos. Sí se ha encontrado asociación a futuro con hipotiroidismo, cáncer de mama y enfermedad hepatobiliar.

Sí se ha reportado riesgo fetal (12-13 por cada 1.000 nacidos vivos), el que no tiene una causa claramente establecida, aunque se propone que los ácidos biliares generarían una contracción tónica en el miometrio disminuyendo flujo sanguíneo y aumentando riesgo de parto prematuro.

También se ha observado disfunción energética en el eritrocito fetal, disfunción placentaria y arritmias en el feto secundarias a la elevación de ácidos biliares (2). No existe una evaluación fidedigna de este riesgo en cada embarazo, incluso el feto puede estar vivo y de un día a otro morir (aunque se realizan exámenes de bienestar fetal más que nada por tranquilidad materna y del obstetra).

Manejo

  • Control semanal desde el diagnóstico con evaluación fetal. El control puede ser a nivel primario en casos moderados, y a nivel secundario si es severa o tiene presentación atípica. En cada control debe evaluarse percepción de movimientos fetales, aparición de coluria o ictericia, evolución del prurito y aparición de enfermedades asociadas
  • Controlar pruebas hepáticas y bilirrubina de forma semanal
  • Inicialmente pueden usarse antihistamínicos (anti H1) para disminuir, parcialmente, el prurito
  • Considerar ácido ursodeoxicólico 10-15 mg/kg/día en 2-3 dosis diaria. Éste podría disminuir el riesgo sobre el feto además del prurito, no así clorfenamina y otros fármacos con efecto contra el prurito. El mecanismo de acción del ácido ursodeoxicólico es  aumentar la secreción biliar por modificaciones postranscripcionales, actuar como anti apoptótico y recudir niveles de 17-β glucurónico, derivado de estrógenos fuertemente colestásico
  • Interrumpir embarazo desde las 38 semanas según condiciones cervicales y desde las 36 semanas si hay ictericia (bilirrubina > 1,8 mg/dl) o antes si hay meconio en el líquido amniótico. Vía del parto según indicaciones obstétricas habituales. Debe recordarse que el parto es el único tratamiento efectivo contra la CIE.

A continuación se presenta el protocolo de manejo del HCUCH:

*La CIE de inicio precoz también es considerada severa en este protocolo.

*El PR-mecánico consiste en una ecocardiografía fetal en que se observa el segmento PR que de estar alargado es signo de mal pronóstico

 hep3

hígado graso agudo (HGA)

Entidad infrecuente (1 en 7-20.000) que es potencialmente fatal, pero que de sobrevivir es potencialmente reversible y no recurre en nuevos embarazos.

Se caracteriza por la invasión grasa microvesicular en las zonas 2 y 3 durante el tercer trimestre del embarazo, causando insuficiencia hepática aguda y falla mulstisistémica. Debe ser sospechado en una embarazada de término con vómitos recurrentes, más aún en primigestas y embarazos gemelares.

Diagnóstico

Se basa en los siguientes criterios:

hep4

(Kingham JGC. Liver Disease in Pregnancy. Clin Med 2006; 6: 34 – 40.)

La mayoria de las pacientes son nulíparas, con embarazo gemelar o feto masculino, también se asocia a SHE.

Las pacientes debutan con CEG, náuseas y vómitos profusos, polidipsia y dolor en epigastrio u hipocondrio derecho., rápidamente aparece ictericia  y luego complicaciones como encefalopatía, deshidratación, etc… llevando a la muerte en 2 a 3 semanas.

El diagnóstico diferencial es complejo y amplio, pero lo más importante es la diferenciación con el síndrome de HELLP (ver tabla siguiente) y con las hepatitis agudas.

Tanto en el HGA como en el síndrome de HELLP, se requiere de una interrupción inmediata del embarazo (previa estabilización hemodinámica y sin esperar confirmación del diagnóstico), no así en las hepatitis agudas en que se requiere tratamiento de soporte.

hep5

Rev Med Chile 2014: 143: 627-636

Síndrome  hellp

Es una complicación grave de un SHE, afectando de un  4 a 20% de las pacientes con preeclampsia y eclampsia. Corresponde a un compromiso predominantemente hepático y hematológico y debe su nombre al acrónimo en inglés:

  • Hemolysis:                               Esquistocitos, Hiperbilirrubinemia (> 1,2)
  • Elevated Liver enzimes           GOT: >72 UI/L, LDH > 600UI/L
  • Low Platelet count                  < 100.000/mm3

Aunque su fisiopatología permanece desconocida, se cree que puede deberse primariamente a daño endotelial, con consumo de plaquetas y CID, con disfunción hepática por microtrombos

Uno de los principales desafíos lo supone su falta de síntomas, siendo lo más común el dolor epigástrico o en hipocondrio derecho, pudiendo también presentar CEG, náuseas, vómitos, y cefalea (similar a “flu-like”). Con menos frecuencia se puede observar ictericia, convulsiones, hemorragias y mialgias. Estos síntomas suelen aparecer entre las semanas 27 y 36, aunque pudiera incluso manifestarse en los primeros días del puerperio.

El manejo implica hospitalización en UCI y la interrupción inmediata del embarazo (no necesariamente cesárea, solo si es lo más expedito). Los corticoides, en dosis mayores a las utilizadas para maduración fetal pueden disminuir el daño hepático y la trombocitopenia pudiera necesitar transfusión de plaquetas.

Hasta un 19% de las pacientes presentarán un HELLP en embarazos futuros.

Hepatitis Viral

Según guías HCUCH 2008, correspondería a la primera causa de ictericia durante el embarazo, por infección hepática por los virus hepatitis A. B. C o E. el  pronóstico evolución cuadro clínico y complicaciones son similares al de una mujer no embarazada.

Se caracteriza por fiebre, CEG, náuseas y vómitos, y posteriormente ictericia y coluria asociadas a un aumento de las transaminasas. El diagnóstico etiológico se realiza por serología y/o detección de antígenos de cada virus.

Destacan

  • Virus Hepatitis B: potencial TORCH y/o infección perinatal
  • Virus Hepatitis E: a pesar de ser muy parecido a virus hepatitis A, en la embarazada puede generar hepatitis fulminante hasta en un 30% de las ocasiones

El manejo consiste en observación y medidas generales, evitar procedimientos invasivos y siempre descartar las otras causas más graves de ictericia.

Fuentes

  • Clase Dr. Guiñez, 2015
  • Guía Perinatal, MINSAL, 2015
  • Manual PUC, 2014
  • Manual Obstetricia HCUCH, 2008

Guillermo Lorca Ch.

Menu Off-Canvas