Trastorno oposicionista desafiante

Nivel de manejo por médico general: Diagnóstico Sospecha. Tratamiento Inicial. Seguimiento Derivar.

Aspectos esenciales

  • Un grado de oposicionismo y desafío es normal en preescolares tempranos y adolescencia temprana.
  • Detectar trastornos de conducta y tratarlos a tiempo cambia el pronóstico.
  • Sin tratamiento pueden llevar a desarrollo de personalidad antisocial.
  • Conducta marcadamente negativista, desafiante, provocadora, subversiva y hostil dirigido a las figuras de autoridad.

Caso clínico tipo

Madre de 33 años consulta por su única hija de 8 años que desde hace 1 año inició cambio severo de conducta. Refiere que no le hace caso en nada y siempre le lleva la contra en todo lo que dice. Cuando la madre intenta ejercer su autoridad la niña entra en un llanto colérico y simplemente no cumple con las órdenes. Ya no sabe qué hacer, se siente sobrepasada, dice que su hija no siempre fue así, pero ha bajado las notas en el colegio porque no estudia cuando ella se lo solicita.

Negativismo y oposicionismo normal

2 años: Edad del NO. Niños activos en mostrar sus preferencias.

Adolescencia: Necesidad de expresión de autonomía, gustos propios e intereses.

A veces interpretados como hostilidad hacia sus padres que reaccionan imponiendo control inadecuado.

Definición

Patrón recurrente de conducta negativista, desafiante, desobediente, provocativa y hostil hacia figura de autoridad que dura por lo menos 6 meses.

La conducta se compone de: ánimo irritable y enojado, resentimiento y deseos de venganza, desafía reglas, argumenta con figuras de autoridad, es desobediente, molesta deliberadamente a otros y culpa a los deás por sus errores.

La persistencia y la frecuencia de estas conductas son lo que distingue lo normal de lo patológico.

Dentro de sus factores de riesgo se encuentran: historia familiar de criminalidad, maltrato, negligencia, permisividad excesiva, hostilidad hacia el niño, comorbilidades psiquiátricas de padres.

Dentro de los factores protectores se encuentran: buena relación con un adulto, escuela que motive agencia personal, amigos adecuados, inteligencia normal, rendimiento académico adecuado, buena red social.

Clasificado según el DSM V dentro de los trastornos disruptivos, del control de los impulsos y de la conducta.

Etiología-epidemiología-fisiopatología

Es común de preescolares en adelante, con síntomas que aumentan en intensidad con la edad. Las conductas se dan inicialmente frente a personas conocidas por el niño.

Suele darse en casos de disciplina inadecuada e inconsistente. Niños justifican sus conductas como respuesta a exigencias que sienten exageradas.

No es una conducta adaptativa y causa disfuncionalidad.

Se asocia a Trastorno con déficit de atención e hiperactividad y Trastorno del aspecto autista.

Prevalencia de 1,4% en niñas y 3,2% en niños. 

Prevalencia en la comunidad 1-16 %, durante la infancia 3-4%, en la adolescencia 1 - 3%. El máximo es a la edad aproximada de los 8-10 años. En Chile, 5.2% entre 4 y 18 años.

Diagnóstico

A. Un patrón de comportamiento negativista, hostil y desafiante que dura por lo menos seis meses y en el que están presentes cuatro o más de los siguientes comportamientos: se encoleriza, irrumpe en pataletas, discute con adultos, desafía activamente a los adultos o rehúsa cumplir sus demandas, molesta deliberadamente a otras personas, acusa a otros de sus errores o malos comportamientos, es susceptible o fácilmente molestado por otros, colérico y resentido, rencoroso o vengativo.

B. Deterioro clínicamente significativo en la actividad social, académica o laboral.

C. Los comportamientos no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico o de un trastorno del estado del ánimo.

D. No se cumplen los criterios de trastorno disocial y, si el sujeto tiene 18 años o más, tampoco los del trastorno antisocial de la personalidad. Siempre evaluar comorbilidades. Es un trastorno de la relación.

Tratamiento

El tratamiento es multimodal y sistémico, caracterizado por el trabajo grupal de padres, terapia familiar, manejo de los impulsos en el niño y tratamiento farmacológico en casos de síntomas intensos.

Con los padres se debe trabajar la relación parentofilial, el uso de disciplina adecuada, con reglas claras, consecuencias relacionadas con la acción que deben ser: acotadas, consistentes, anticipadas, NUNCA maltrato.

Seguimiento

Por especialista

Bibliografía

Donald W Black, MD. Antisocial personality disorder: Epidemiology, clinical manifestations, course and diagnosis. Sacado de Uptodate: https://www.uptodate.com/contents/antisocial-personality-disorder-epidemiology-clinical-manifestations-course-and-diagnosis?source=search_result&search=antisocial&selectedTitle=1~30

Dra. Ana Margarita Maida S. Trastornos de la conducta y del control de impulsos. Año 2015.

Rigau-Ratera, E. et. Al. (2006) Tratamiento del trastorno de oposición desafiante. Revista de Neurología; 42 (2): 83-88.

Contenido en Revisión

El contenido será validado por un profesional en la materia.

Autor / Editor Revisor de Contenido Revisor de Formato Año
Manuel Andrade 2017
[ historial de revisiones ]

Menu Off-Canvas