Absceso profundo del cuello

Nivel de manejo del médico general: Diagnóstico Sospecha Tratamiento Inicial Seguimiento Derivar

Aspectos esenciales

  • El absceso periamigdalino es el más frecuente.
  • Debe sospecharse por la clínica y confirmar espacio involucrado con TC de cuello con contraste.
  • Se debe iniciar tratamiento antibiótico inmediato para evitar complicaciones graves como la trombosis séptica de la vena yugular interna.

Caso clínico tipo

Paciente de 32 años consulta por cuadro de fiebre, odinofagia intensa y dolor a la movilización del cuello. Al examen físico destaca trismus importante y abombamiento faríngeo.

Definición

Colección purulenta ubicada en alguno de los espacios profundos del cuello (submandibular, sublingual, masticatorio, parotídeo, visceral, periamigdalino, parafaríngeo, retrofaríngeo, prevertebral y espacio peligroso).

Etiología-epidemiología-fisiopatología

Las principales causas de abscesos en espacios profundos del cuello son:

– Infecciones amigdalinas y faríngeas.

– Infecciones y abscesos dentarios.

– Procedimientos quirúrgicos orales.

Habitualmente las infecciones son polimicrobianas con aerobios en el 100% de los casos y anaerobios en el 50%.Los agentes aislados con mayor frecuencia son estrepcocos (viridans y beta hemolítico), estafilococos y anaerobios (Peptoestreptocco y Fusobacterium, entre otros). . La infección del espacio periamigdalino es el más frecuente a toda edad.

Diagnóstico

Dependiendo del espacio afectado puede haber trismus (parafaringeo), torticolis (pre-vertebral), asimetría cervical (parafaringeo y retrofaríngeo), zonas fluctuantes, desplazamiento de la pared faríngea con disfagia y dificultad respiratoria, déficit neurológico como disfonia, paralisis unilateral de la lengua, sindrome de Horner (parafríngeo retroestiloideo, carotideo). El síntoma más constante es el dolor, puede haber secreción purulenta por la boca. Signos más constantes son el aumento de volumen y fiebre. La aparición de estridor y disnea son sugerentes de obstrucción de vía aérea ya sea por expasión local o diseminación a mediastino. La disfonia y ronquera son signos tardios que pueden indicar la afectación del X par craneal.

Confirmación diagnóstica con TC cervical con contraste de primera elección, siendo la RNM una alternativa.

Complicaciones: Obstrucción de la vía aérea, Aspiración pus a vía aérea, Shock séptico, Complicaciones vasculares (émbolos sépticos, trombosis yugular, estallido carotídeo), Mediastinitis, Fasceitis necrotizante, Osteomielitis, etc.

Tratamiento

Tratamiento antibiótico con Penicilina sódica a dosis anaerobia (5.000.000 U cada 6 horas ev) o ceftriaxona 1 g cada 12 horas asociado a clindamicina. Está contraindicado el drenaje intraoral por eventual daño al paquete vascular del cuello (exceptuando drenaje de retrofaríngeos). Si se decide, debe ser realizado por vía externa a través de cervicotomía por el especialista. La duración del tratamiento es de 14 a 21 días, siendo endovenoso hasta 48 horas después que el paciente esté afebril.

Seguimiento

Al momento del diagnóstico, se debe iniciar terapia antibiótica y derivar a centro secundario para eventual resolución quirúrgica.

Referencias

Anthony W. Deep neck space infections. In UpToDate, Post TW (Ed), UpToDate, Waltham, MA. 2014

Contenido en Revisión

El contenido será validado por un profesional en la materia.

Autor / Editor Revisor de Contenido Revisor de Formato Año
Yerco Goldman 2017
[ historial de revisiones ]

Menu Off-Canvas