Disfonías agudas

Nivel de manejo del médico general: Diagnóstico: Específico. Tratamiento: Completo. Seguimiento: Completo.

Aspectos esenciales

  • Disfonía de < 15 días de evolución.
  • Causa más frecuente es la laringitis aguda.
  • Diagnóstico clínico + laringoscopia indirecta.
  • Generalmente ceden con reposo vocal, analgésicos y AINES.
  • Se debe derivar a especialista si dura más de 2 semanas.

Caso clínico tipo

Paciente consulta por cuadro de 3 días de evolución de disfonía, odinofagia, tos irritativa y carraspera. Al examen físico faringe congestiva y a la laringoscopia indirecta presenta congestión y edema de las cuerdas vocales.

Definición

Alteración de una o más de las características acústicas de la voz (timbre, la intensidad y altura tonal) de < 15 días de evolución. La afonía es la alteración máxima, es la pérdida total de la voz.

Etiología-epidemiología-fisiopatología

Las patologías que más habitualmente debutarán con disfonía aguda son, en primer lugar, las inflamaciones agudas de la laringe. Otros cuadros son las disfonías psicógenas. Además son causa de atención médica de urgencias los traumatismos laríngeos, que causan, desde una simple disfonía aguda, hasta un compromiso más o menos grave de la vía aérea que requerirá asistencia urgente.

-Laringitis aguda: Tras un proceso infeccioso respiratorio agudo, se presenta la laringitis aguda más frecuentemente de etiología viral que suele provocar disfonía, sensación de prurito, tos seca y carraspera. Es autolimitado aproximadamente por siete días, máximo dos semanas. Sin embargo, en pacientes con tos persistente o abuso (o mal uso) de la voz, puede desencadenar una disfonía disfuncional. También puede preceder a una parálisis laringea. Cuando es bacteriana corresponde a: Hemophilus influenzae, Estreptococo Beta hemolítico o Estafilococo.

-Traumatismo laríngeo: Los traumatismos cervicales, pueden afectar la voz y la función respiratoria. Pueden ocasionar fracturas laríngeas, dislocación del aritenoides, parálisis nervio laringeo recurrente y estenosis laringea. La intubación endotraqueal, aunque sea breve, es una posible causa de traumatismos laríngeos.

-Disfonías funcionales: Son condicionadas por abuso o mal uso de la voz. Pueden presentarse inicialmente de forma intermitente y hacerse cada vez más frecuentes, hasta ser continuas. También pueden presentarse de forma aguda o siendo precedida por un episodio de laringitis viral aguda.

-Parálisis laríngeas: La caracteriza la voz bitonal. Puede ser de causa traumática, quirúrgica (especialmente cirugía tiroidea y mediastínica), vascular, tumoral o idiopática.

-Disfonías psicógenas: Es la alteración de la voz producida por un trastorno psicológico o psiquiátrico. Son principalmente neurosis de conversión, que corresponde a una reacción de defensa ante el mundo exterior. La forma más frecuente es la afonía completa.

-Nódulos de cuerda vocal: Pequeña formación redondeada que afecta a una o ambas cuerdas vocales e impide que su cierre sea completo, generando hiatus, pérdida de aire y disfonía concomitante. Típico de las mujeres que trabajan con la voz, en edad joven y media. Se manifiesta por disfonía que no dura más de 15 días.

Diagnóstico

Clínica: En la anamnesis indagar temporalidad, forma de aparición, duración y factores agravantes y/o atenuantes, síntomas acompañantes. Antecedentes médicos (pulmonares, RGE, neurológicos, rinitis, radioterapia, etc). Antecedentes quirúrgicos y/o traumáticos (intubación, cirugía de cuello, trauma laringeo, etc).

Examen físico: Debe iniciarse describiendo las características de la voz: una voz grave, rasposa puede sugerir laringitis o una masa en la laringe, si se percibe una voz débil, con excesivo escape de aire durante la fonación puede indicar paralisis cordal o atrofia. Examinar faringe y cuello, en busca de adenopatías, tumores cervicales y patología tiroidea. No olvidar nunca palpar el cuello. La laringoscopia indirecta suele ser realizada por el ORL. Nasofibroscopia y/o Laringoscopia directa.

Laringitis aguda: Síntomas: Disfonía, odinofonía (dolor al hablar), disfagia, odinofagia, tos irritativa y síntomas de obstrucción respiratoria alta (niño). En Laringoscopía indirecta, directa o fibroscopía, podría observarse ocasionalmente, congestión y edema de las cuerdas vocales, con o sin inflamación del resto de la mucosa endolaríngea, generalmente, asociada a epiglotitis, edema faríngeo y/o traqueal vecino.

Nódulos Laríngeos: En la nasofibroscopía se visualiza una lesión de tipo nodular en el 1/3 anterior de las cuerdas vocales. Habitualmente bilateral

Tratamiento

Laringitis aguda: Un gran porcentaje suele ser de regresión espontánea, fundamentalmente en las de etiología viral. En estos casos es útil un tratamiento sintomático (analgésicos, antiinflamatorios no esteroidales y descongestionantes), además de reposo vocal, supresión de noxas (tabaco, inhalantes químicos, etc.) y humidificación del aire inspirado. Uso de antibióticos solo en caso de sobreinfección bacteriana. En caso de pacientes con síndrome obstructivo alto, fundamentalmente en el niño, puede indicarse epinefrina racémica (paciente hospitalizado), corticoides (dexametasona) y/o intubación (o traqueostomía), según se requiera.

Nódulos Laríngeos: Tratamiento Foniátrico (DERIVAR). Si persiste: Microcirugía.

Seguimiento

En caso de un laringitis aguda, si los síntomas desaparecen, no se requiere seguimiento. No obtante, si no ceden y se prolongan por más de 2-3 semanas, se deriva a especialista ORL. Además, en un paciente fumador, toda disfonía de > de 15 días de evolución debe considerarse cáncer hasta demostrar lo contrario.

Contenido en Revisión

El contenido será validado por un profesional en la materia.

Autor / Editor Revisor de Contenido Revisor de Formato Año
Gonzalo Flores 2016
[ historial de revisiones ]

Menu Off-Canvas