Barotrauma ótico y trauma acústico agudo

Nivel de manejo del médico general: Diagnóstico Específico Tratamiento Inicial Seguimiento Derivar

Aspectos esenciales

Trauma acustico: Exposición a ruido de gran intensidad, con aparición inmediata de síntomas.

Diagnóstico clínico + audiometría.

Barotrauma: Facilitado por disfunción tubaria previa, ante cambios bruscos de presión ambiental.

Siempre sospechar fístula peri y/o endolinfática.

Prevención es esencial.

Caso clínico tipo

Varón de 25 años consulta por hipoacusia moderada del oído derecho de 2 días de evolución, luego de que por accidente disparara un arma de caza dentro de su pieza. En el examen audiométrico se observa una brusca caída de la audición en frecuencias alrededor de los 4Khz.

Definición

Trauma acústico agudo: Hipoacusia producida por exposición a un ruido intenso de corta duración. Puede ser uni o bilateral. Barotrauma ótico: Trauma provocado por diferencia de presión.

Etiología-epidemiología-fisiopatología

La exposición a estímulos sonoros excesivos de forma aguda (>135 dB) o crónica (>85 dB), lleva a una fatiga auditiva. Esto implica una modificación transitoria del umbral de audición por la vasocontricción que produce el ruido en la microcirculación de la cóclea. Esta pérdida transitoria del umbral se recupera a las 16 horas después del cese del ruido. Estas exposiciones intensas y cortas llevan a un daño mecánico del órgano de Corti irrecuperable, con lesión a nivel de las células ciliadas externas cerca de ventana oval (que sensan frecuencias alrededor de los 4.000 Hz). Si el ruido es de gran intensidad, puede llevar a la rotura de la membrana timpánica y, en ocasiones a rotura de la membrana laberíntica con fístula peri y/o endolinfática. El barotrauma se observa en los vuelos en avión y en las prácticas de deportes submarinos y se explica por la incapacidad de la trompa de Eustaquio de igualar la presión. El problema se ve facilitado cuando existe previamente una disfunción tubaria. Los cambios de presión bruscos pueden llevar a una destrucción de las membranas del oído interno, dando lugar a una hipoacusia sensorioneural y/o vértigo. También puede producirse una fístula perilinfática

Diagnóstico

En el trauma acústico existe el antecedente de exposición a un estímulo sonoro de gran intensidad, seguido de síntomas como hipoacusia y tinnitus. En todo trauma acústico agudo se debe sospechar una fístula de perilinfática hacia el oído medio, principalmente si existe anacusia. Se debe buscar también rotura de membrana timpánica a la otoscopia. A la audiometría es característico el escotoma auditivo, una caída específica de la audición en frecuencias entre 4.000-6.000 Hz, volviendo a la normalidad a los 8.000 Hz. En el barotrauma, el antecedente de exposición a cambios bruscos de presión (vuelos en avión, buceo) es fundamental. Como síntoma presenta sensación de presión ótica, hipoacusia y otalgia uni o bilateral. Al examen con otoscopio la membrana puede estar retraída, hiperémica o hemorrágica, puede existir exudado seroso intratimpánico e incluso hemotímpano, incluso perfocaciones timpanicas.

Tratamiento

En el trauma acústico, una vez producido el daño del órgano de Corti no existe tratamiento, por lo que la prevención es indispensable. En caso de presentarse fístula perilinfática se debe explorar quirúrgicamente el oído medio de inmediato, para buscarla y repararla, tratando de salvar la audición. En caso de rotura timpánica se puede esperar su resolución espontánea si es pequeña (2-6 meses), o su reparación quirúrgica si es de mayor tamaño o no repara espontáneamente. En el caso del barotrauma, se pueden utilizar descongestionantes y antihistamínicos antes de andar en avión o bucear a modo de prevención. Una vez ocurrido el daño los descongestionantes y antihistamínicos son poco efectivos. La miringotomia se utiliza para prevencion del barotrauma en relacion a los vuelos. Es una situación de emergencia cuando el trauma rompe el oido interno y se forma una fístula perilinfática. Esto debe sospecharse cuando el paciente presenta vértigo e hipoacusia sensorioneural. Esto requiere derivación inmediata. La prevención del cuadro es fundamental y así se deben impartir instrucciones en el sentido de evitar volar y practicar buceo a aquellos con problemas que afecten el funcionamiento de la tuba auditiva. Se recomienda además en los vuelos las maniobras que abren la tuba (masticar, deglutir, bostezar), o bien maniobras de Valsalva.

Seguimiento

Por especialista.

Referencias

- Delgado I. et al. Manual CTO de medicina y cirugía: Otorrinolaringología. 9na edición, Madrid: CTO editorial, 2014.

- Vernick D. Ear barotrauma. In UpToDate, Post TW (Ed), UpToDate, Waltham, MA. 2016

Contenido en Revisión

El contenido será validado por un profesional en la materia.

Autor / Editor Revisor de Contenido Revisor de Formato Año
Diego Paredes 2016
[ historial de revisiones ]

Menu Off-Canvas