Hifema

Nivel de manejo por médico general: Diagnóstico: Específico. Tratamiento: Inicial. Seguimiento: Derivar.

ASPECTOS ESENCIALES:

  • Asociado a trauma ocular.
  • Diagnóstico clínico.
  • Búsqueda de etiología.
  • Complicaciones oftalmológicas: opacidad corneal y glaucoma.
  • Reposo absoluto y derivar a Oftalmólogo para completar estudio y definir tratamiento.

CASO CLÍNICO TIPO:

Varón de 42 años, sin antecedentes mórbidos. Consulta en el servicio de urgencias por trauma ocular mientras trabajaba en demolición utilizando un martillo neumático, sin medidas de protección ocular. Presenta dolor en ojo izquierdo, ojo rojo profundo e hifema.

DEFINICIÓN:

Presencia de sangre en la cámara anterior del globo ocular.

ETIOLOGÍA – EPIDEMIOLOGÍA - FISIOPATOLOGÍA:

Patología generalmente inocua y transitoria. La incidencia anual es aproximadamente de 12 por 100000 habitantes, siendo los hombres afectados entre 3 a 5 veces más que las mujeres, con prevalencia de hasta un 70% en niños, con un peak de incidencia entre los 10 y 20 años de edad.

La principal causa son los traumatismos oculares, donde se puede producir una lesión en la periferia del iris o en la región anterior del cuerpo ciliar dando origen al sangrado.  Si bien la principal causa es traumática se debe poner atención a la aparición de hifemas espontáneos, que se asocian a la presencia de retinoblastoma, xantogranuloma y leucemia.

Clasificación:

Según aparición:

  1. Espontáneo
  2. Primario: sangrado en relación directa al traumatismo.
  3. Secundario: sangrado durante los primeros días de evolución.

Según grado de sangrado:

  1. Microhifema
  2. Grado 1: <1/3 de cámara anterior.
  3. Grado 2: entre 1/3 y 1/2 de cámara anterior.
  4. Grado 3: >1/2 de cámara anterior.
  5. Grado 4: total.

Complicaciones: Glaucoma de ángulo cerrado, cataratas e infiltración hemática de la córnea.

DIAGNÓSTICO:

Clínico; El hifema secundario a trauma se presenta con dolor agudo en ojo traumatizado, fotofobia y pérdida, disminución o distorsión de la visión.

Examen físico: lo clásico es que exista epífora, inyección conjuntival de la cámara anterior del ojo y opacidad corneal.

Ante paciente que ha sufrido una contusión ocular se debe hacer un examen oftalmológico completo: evaluación de agudeza visual, reflejos pupilares, motilidad ocular, campo visual por confrontación, examen externo y fondo de ojo.

Ante la sospecha de un estallido ocular (hemorragia subconjuntival extensa, cámara anterior muy profunda, hifema, hipotonía ocular, tejido uveal expuesto), disminución de la visión y/o campo visual, referir de forma inmediata al oftalmólogo. En caso contrario el paciente podrá esperar 24 a 48 horas para control oftalmológico, el que se deberá hacer siempre en toda contusión ocular.

TRATAMIENTO:

Derivar de urgencia a especialista

Claves del tratamiento: resolver el hifema para así mantener transparente la córnea y el cristalino, controlar la presión intraocular elevada y preservar la visión.

Medidas en SU: Hospitalización, reposo absoluto, posición de Fowler, sello ocular en ambos ojos y manejo del dolor e hipertensión intraocular.

SEGUIMIENTO:

Estos pacientes deben ser evaluados por un oftalmólogo, quien decidirá en qué momento el caso pasa a ser quirúrgico y así evitar las complicaciones. Seguimiento por especialista.

 

BIBLIOGRAFÍA:

1. Christopher M Andreoli, MDMatthew F Gardiner, MD (2017), Traumatic hyphema: Clinical features and diagnosis. Disponible en: https://www.uptodate.com/contents/traumatic-hyphema-clinical-features-and-diagnosis?source=search_result&search=hifema&selectedTitle=2~40#topicContent

Contenido en Revisión

El contenido será validado por un profesional en la materia.

Autor / Editor Revisor de Contenido Revisor de Formato Año
Paz Molina 2017
[ historial de revisiones ]

Menu Off-Canvas