Tumores del intestino delgado

Nivel de manejo del médico general:Diagnóstico Sospecha,Tratamiento Inicial,Seguimiento Derivar.

Aspectos esenciales

  • Infrecuentes, 2% de neoplasias malignas del tracto GrastoIntestinal.
  • Los tumores benignos mas frecuentes son adenomas, leiomiomas, fibroma y lipomas. 
  • Los tumores malignos más comunes son adenocarcinoma, carcinoide, linfoma y sarcoma.
  • Se requiere sospecha clínica para el diagnóstico por síntomas poco específicos

Caso clínico tipo

Paciente de 60 años que consulta por dolor de larga evolución y baja de peso de 8 kilos en 2 meses. Al examen físico se encuentra pálido, y se palpa una masa a nivel abdominal.

Definición

Neoplasias de intestino delgado de origen benigno y maligno.

Etiología-epidemiología-fisiopatología

Poco frecuentes. Mayoría son benignos (75-90%), pero cuando son sintomáticos, la mayoría son malignos. Edad media presentación 60 años.

Benignos: Los más frecuentes son los adenomas o pólipos, los cuales se deben considerar lesiones precancerosas. El más frecuente de los sintomáticos es el leiomioma. Otros tumores benignos son los lipomas, fibromas, neurofibromas y hemangiomas. Principal causa de intususcepción en el adulto.

Malignos: 1 – 2 % de neoplasias malignas de tracto GrastoIntestinal. Las más comunes son el adenocarcinoma (segunda porción del duodeno y yeyuno proximal; íleon terminal en contexto de enfermedad de Crohn), tumor carcinoide (Ubicados mayoritariamente a nivel del íleo, presentando un crecimiento asintómatico a lo largo de su evolución hasta presentarse como una obstrucción intestinal intermitente y en etapas mas tardías como un sindrome carcinoide debido a las aminas bioactivas secretadas por el tumor produciendo rubor, diarrea acuosa, hipotension, sudoración, dolor abdominal), GIST (Tumor Estromal GastroIntestinal) y linfoma (Mayritariamente en íleo).

Diagnóstico

Benignos: La mayoría son asintomáticos. Pueden presentar dolor relacionado a obstrucción intestinal, hemorragias (leiomioma), dolor crónico recidivante. Difícil diagnóstico por su inaccesible ubicación.

Malignos: Suelen ser asintomáticos. Dolor cólico periumbilical y nauseas y vómitos son las manifestaciones más frecuentes. 15 - 35% sufren obstrucción (por adhesión, infiltración tumoral). Puede haber diarrea, hemorragias, masa palpable,anemia y distensión abdominal.

Exámenes complementarios: Endoscopía digestiva alta, cápsula endoscópica, colonoscopía, enteroclisis, TAC de abdomen. Diagnóstico de certeza: Biopsia.

Tratamiento

Benignos: Casi siempre quirúrgico, tanto diagnóstico (estudio anatomopatológico definitivo) como para evitar complicaciones. Puede ser resección segmentaria y anastomosis primaria o enterotomía.

Malignos: Resección amplia y linfadenectomía regional. Si compromete duodeno a veces es necesario hacer Duodenopancreatectomía (Procedimiento de Whipple). Puede no tener cirugía curativa, pudiéndose realizar procedimientos paliativos para evitar sangrado, obstrucción o perforación. Se evalúa Radioterapia y Quimioterapia según el tipo de tumor.

La cirugía puede ser curativa en el 50% de los pacientes operados, los de peor pronóstico son los adenocarcinomas (sobrevida a 5 años 15 a 20%).

Seguimiento

Por especialista.

Bibliografía:

https://www.uptodate.com/contents/epidemiology-clinical-features-and-types-of-small-bowel-neoplasms?source=search_result&search=tumores%20intestino%20delgado&selectedTitle=1~94

Contenido en Revisión

El contenido será validado por un profesional en la materia.

Autor / Editor Revisor de Contenido Revisor de Formato Año
Francisco Weber 2017
[ historial de revisiones ]

Menu Off-Canvas