Cáncer del esófago

​Nivel de manejo del médico general: Diagnóstico Sospecha, Tratamiento Inicial, Seguimiento Derivar

Aspectos esenciales

  • El Carcinoma Escamoso (CE) es el más frecuente, seguido del Adenocarcinoma (AC).
  • El tabaquismo y consumo de alcohol son los factores de riesgo más importantes para Carcinoma Escamoso.
  • El esófago de Barrett y la enfermedad por reflujo gastroesofágico son los factores de riesgo más importantes para el Adenocarcinoma.
  • Disfagia lógica progresiva y baja de peso son los síntomas más frecuentes.
  • La Endoscopía digestiva alta es el examen de elección para diagnóstico y la TAC para la etapificación.
  • El tratamiento de elección es la cirugía.

Caso clínico tipo

Hombre de 64 años, con antecedentes de Hipertensión Arterial y tabaquismo activo. Consulta por un cuadro caracterizado por disfagia lógica de 3 meses de evolución, dificultando la ingesta. Al examen físico destaca IMC de 19 Kg/m2.

Definición

Patología neoplásica maligna del esófago. Carcinoma escamoso y adenocarcinoma  son los tipos más frecuentes, (ambos constituyen el 95% de los Cánceres esofágicos). La frecuencia del carcinoma escamoso va en descenso. El adenocarcinoma ha aumentado su frecuencia por asociación a esófago de Barret.

Etiología-epidemiología-fisiopatología

Más frecuente en hombres entre las 6° y 7° décadas. Mortalidad global  4,7 por 100.000 habitantes. Es la 5ta causa de muerte por cáncer en hombres y 7ma en mujeres. El carcinoma escamoso se origina a partir del epitelio esofágico.

Factores de riesgo para Carcinoma Escamoso: Alcohol, tabaco, dieta rica en nitritos, consumo alimentos muy calientes, esofagitis cáustica, acalasia, tilosis palmoplantar, radioterapia previa, síndrome de Plummer-Vinson (ferropenia, estomatitis del ángulo de la boca, glositis y disfagia). Se asocia a nivel socioeconómico bajo.

El adenocarcinoma se origina a partir del esófago de Barrett (metaplasia intestinal), constituyendo éste y la enfermedad por reflujo gastroesófagico los factores de riesgo más importantes. Factores de riesgo menores: sobrepeso y obesidad.

Diagnóstico

Las manifestaciones clínicas aparecen en estadios avanzados de la enfermedad, siendo el diagnóstico tardío en la mayoría de los casos.

Disfagia lógica progresiva y baja de peso (con lumen < a 13mm) son los síntomas más frecuentes. Otras manifestaciones como dolor retro esternal, disfonía, hematemesis, entre otros, son aún más tardíos, traduciendo el compromiso de estructuras aledañas. Puede presentarse también regurgitación, anemia ferropriva y fístula tráqueo esofágica (síntoma tardío).

Endoscopía digestiva alta es el examen de elección, permitiendo la pesquisa de lesiones precoces y la toma de biopsias para el diagnóstico de certeza. El estudio radiológico con doble contraste (tránsito esofágico) presenta menor sensibilidad para el diagnóstico y no permite toma de biopsia, pero es útil en el diagnóstico diferencial con otras patologías.

Tratamiento

Previo a cualquier tratamiento es fundamental la etapificación del tumor.

TAC es el examen de primera línea, permitiendo la determinación del tamaño tumoral y estudio de metástasis regionales y a distancia. La ultrasonografía endoscópica presta utilidad apoyando la etapificación, con un mayor rendimiento en la determinación del compromiso regional, especialmente en metástasis menores a 1cm (límite de la TAC). En el cáncer de esófago, el factor pronóstico más importante es la presencia de metástasis regionales.

La cirugía es el tratamiento de elección, la cual dependerá del estadio, operabilidad (condiciones del paciente) y resecabilidad del tumor (posibilidad de R0, es decir, sin tumores residuales).

  • Cáncer in situ y algunos casos de cáncer localizado (Estadio 0 y I): Resección endoscópica (mucosectomía).
  • Cáncer localizado (Estadios I y IIa): Cirugía exclusiva.
  • Cáncer localmente avanzado (Estadios IIb y III): Quimioterapia o quimioradioterapia neoadyuvante y cirugía.
  • Cáncer diseminado (Estadio IV): Paliación.

Los tumores localmente avanzados deben ir a terapia multimodal (quimioradioterapia neoadyuvante + cirugía) salvo que progresen durante el tratamiento, pasando a ser de tratamiento paliativo.

Los tumores estadio IV o los estadios III que incluyen T4b (con compromiso de grandes vasos, tráquea, bronquios, columna u otros organos vitales) van a quimioradioterapia paliativa, y se consideran irresecables.

Los tumores de esófago cervical se tratan de distinta manera, en general quimio radioterapia definitiva, y cirugía radical en casos seleccionados.

Seguimiento

Por especialista.

Contenido en Revisión

El contenido será validado por un profesional en la materia.

Autor / Editor Revisor de Contenido Revisor de Formato Año
Marco Ayala 2017
[ historial de revisiones ]

Menu Off-Canvas