Quistes y abscesos hepáticos

Nivel de manejo del médico general: Diagnóstico Sospecha, Tratamiento Inicial, Seguimiento Derivar.

Aspectos esenciales

  • Los quistes hepáticos más frecuentes son los quistes simples.

  • La gran mayoría de los quistes simples no requiere seguimiento ni tratamiento.

  • El absceso hepático se produce fundamentalmente por colangitis ascendente.

Caso clínico tipo

Paciente hombre de 45 años consulta al SU por dolor abdominal en hipocondrio derecho moderado de 1 mes de evolución, fiebre de 39°C, diaforesis, escalofríos, pérdida de peso, hiporexia y aumento del perímetro abdominal.


Definición

Un quiste es una cavidad cerrada rodeada por tejido que es anormal por su localización o por su tamaño. Un absceso es un foco localizado de exudado inflamatorio agudo, purulento, circunscrito por una pared fibroconectiva.

Etiología - Epidemiología - Fisiopatología

Los quistes solitarios del hígado pueden ser quistes verdaderos (con revestimiento epitelial) o quistes falsos (revestidos por tejido fibroso). La enfermedad poliquística del hígado es un término que se refiere específicamente a la presencia de múltiples quistes en el parénquima hepático y comúnmente se asocia a quistes en otros órganos (riñón).

Los quistes hepáticos asintomáticos son comunes en la población general y experimentan un incremento de su prevalencia con respecto a la edad. Aproximadamente un 20% tiene tumores hepaticos benignos.

Clasificación etiológica: 

A. Congénitos: Solitario (unilocular o multilocular) o Enfermedad poliquística difusa.

B. Traumática.

C. Inflamatoria (Infecciosa o No infecciosa).

D. Neoplásica

Los abscesos hepáticos pueden clasificarse como piógenos (generalmente por colangitis ascendente y polimicrobianos) y amebianos (Entamoeba histolytica).

Diagnóstico

Lo escencial es diferenciar los tumores benignos de los malignos, se parte el estudio con Imagene.Ecografia abdominal, TAC trifasico y RNM.

Se pueden clasificar primero en Quisticos o Solidos para despues indagar en el diagnostico.

Resultado de imagen para quistes hepaticos y solidos patologia quirurgica

1.- Quistes Hepáticos: Generalmente asintomáticos y se pesquisan como hallazgo imagenológico (ecografía o un TAC). Si se complican (hemorragia intraquística, infección bacteriana, rotura intraperitoneal y obstrucción biliar), pueden dar síntomas. En la ecografía se observa lesión anecogénica, sin septos, de paredes imperceptibles, con reforzamiento posterior. Al TAC y Resonancia Nuclear Magnética se ve lesión con densidad de agua que no se refuerza con el contraste. Los más frecuentes son los quistes simples, son benignos, de pared fina y de tamaño variable. La mayoría de ellos son de pequeño tamaño y no producen síntomas ni otros problemas. Son más frecuentes en mujeres. Los quistes hidatídicos a la ecografía, TAC o Resonancia Nuclear Magnética muestran la presencia de una formación quística en cuyo interior pueden identificarse vesículas hijas. Las paredes son gruesas y ocasionalmente presentan calcificaciones.

2.- Abscesos hepáticos: El absceso piógeno puede presentar fiebre intermitente, escalofríos, dolor en hipocondrio derecho, sudoración, vómitos y anorexia. Puede manifestarse como fiebre de origen desconocido. El 50 % presenta hepatomegalia, el 30 % ictericia, y el 20% ascitis. Exámenes: leucocitosis (18.000-20.000/mm3), anemia, Fosfatasas Alcalinas elevadas, 40 % hemocultivo (+). Los abscesos amebianos son en general asintomáticos, pueden presentar fiebre y baja de peso de meses de evolución. Orietan a causa amebiana el dolor abdominal y diarrea disentérica, presencia en área endémica (regiones tropicales) y serología positiva para amebas. Debe descartarse en todos los casos de abscesos hepáticos únicos. La ecografía puede identificar el absceso y evaluar la presencia de enfermedad biliar. La TAC es útil para evaluar abscesos pequeños o múltiples, como un complemento a la ecografía.

Pruebas Hepaticas pueden estar alteradas, con un patron infiltrativo: bili normal, FA y GGT altas, 

Tratamiento

Quistes Simples: La gran mayoría no requiere seguimiento ni tratamiento. Si son > 4cm controlar con ecografía, si luego de 2-3 años no crece, no es necesario seguir controlando. Si son sintomáticos operar.

Quistes Hidatídicos: Preferentemente quirúrgico, desde la inyección de agentes escolicidas y posterior aspiración cuidadosa de su contenido, hasta cistoperiquistectomia parcial o total o hepatectomia. En quistes pequeños y asintomáticos tratamiento con albendazol.

Abscesos Hepáticos:- Piógeno: Drenaje percutáneo y antibioterapia de amplio espectro (ceftriaxona +metronidazol). - Amebiano: Metronidazol. Si no hay mejoría en 48 horas, descartar complicación, pudiendo requerir drenaje.

En resumen se reserva tratamiento :

  • Tumores sintomaticos 
  • Tumores con riesgo de complicacion
  • Adenomas
  • Cistoadenoma
  • Absceso hepatico:Drenaje + ATB
  • Enfermedad hepatica poliquistica: solo casos seleccionados y sintomaticos
  • Enfermedad de Caroli:hepatectomia y ATB si colangitis asociada

Seguimiento

Derivar a especialista.

Referencias : 

Manual de Patologia Quirurgica, F.Crovari, Tumores Hepaticos

 

Contenido en Revisión

El contenido será validado por un profesional en la materia.

Autor / Editor Revisor de Contenido Revisor de Formato Año
Catalina Luvecce 2016
[ historial de revisiones ]

Menu Off-Canvas