Artritis reactivas

Nivel de manejo del médico general: Diagnóstico: específico. Tratamiento: inicial. Seguimiento: derivar.

Aspectos esenciales

  • Cuadros de inflamación articular con antecedente de infección urogénica o enterogénica.

  • Es frecuente la aparición de entesitis, comúnmente en fascia plantar o en tendón aquiliano.

  • Lo más frecuente es la manifestación oligoarticular.

 

Caso clínico tipo
Hombre de 31 años que presenta hace 1 semana dolor en el talón izquierdo sin causa aparente y dolor glúteo izquierdo. Refiere el antecedente de haber tenido episodios diarreicos y de dolor abdominal hace aproximadamente 2 semanas.

 


Definición
El término define a una artritis no purulenta que se desarrolla posterior a una infección extra-articular, con cultivo (-) en el líquido sinovial. Por consenso, el concepto queda restringido a la infección por bacterias de foco urogénico (Chlamydia) y enterogénico (Shigella, Salmonella, Yersinia, Campylobacter). La concomitancia de artritis, conjuntivitis y uretritis descrita por Hans Reiter constituye apenas uno de los múltiples complejos sintomáticos, por lo tanto, el epónimo de Síndrome de Reiter está relegado sólo a una cita histórica. El término se ha utilizado principalmente para referirse a las espondiloartritis posteriores a infecciones genitourinarias o entericas que se presentan predominantemente en pacientes HLA-B27 positivos. El pronóstico es variable; persistencia o recurrencias en un 30 a 60% de los afectados, un 15 - 25% sufre invalidez permanente.

Epidemiología
La artritis reactiva urogénica es más frecuente en el sexo masculino y constituye la causa más común de artritis en varones de 15-40 años. En países desarrollados representan la gran mayoría de las artritis reactivas. La artritis enterogénica se presenta con la misma frecuencia en hombres y mujeres, siendo más frecuentes en países sub-desarrollados.
Además de la artritis destaca la entesitis, principalmente de tendón aquiliano y fascia plantar, que puede observarse en cerca de la mitad de los casos, y la dactilitis. Ambas características se comparten con la artropatíapsoriática.

Fisiopatología
El proceso resulta de la interacción entre los agentes infecciosos mencionados anteriormente y factores de susceptibilidad individual, debido a que sólo 1-12% de los pacientes que sufren infección desarrollan posteriormente artritis. El factor de susceptibilidad más aceptado para el desarrollo de artritis reactiva es la presencia de HLA B27 que se observa en 60-80% de los casos.

Diagnóstico
Clínica: El inicio de los síntomas articulares es entre 1-4 semanas posterior a la infección inicial. La artritis puede ser mono, oligo o poliarticular, pero la formas más común es la oligoartritis. Compromete principalmente los miembros inferiores y con distribución asimétrica, pero también puede afectar a miembros superiores y generar sacroileítis.
Dentro de las manifestaciones extra-esqueléticas encontramos la afección ocular (conjuntivitis, uveítis), muco-cutánea (úlceras orales, balanitis circinada y queratoderma blenorrágica), gastrointestinales (diarrea) y genito-urinarias (uretritis, cervicitis).
Los episodios de artritis pueden durar desde pocas semanas hasta 8 meses. Cerca del 50% presenta sólo un episodio, el resto cursa con brotes recurrentes, y hasta el 20% puede desarrollar artritis crónica
Laboratorio: No existe ninguna prueba específica para el diagnóstico. Puede existir elevación de parámetros inflamatorios, principalmente en el período agudo, por lo que su ausencia no excluye el diagnóstico. En casos crónicos puede observarse anemia de enfermedad crónica. Se observa negatividad de FR y Anti CCP, y líquido sinovial inflamatorio con cultivos (-). Puede indagarse el origen de la artritis reactiva buscando la presencia de uretritis, aunque no es infrecuente la infección asintomática. Siempre debe descartarse la infección por gonococo, principal diagnóstico diferencial en estos casos.

Tratamiento
Para manejo sintomático se utilizan AINEs. En casos crónicos se utilizan DMARDs (Sulfasalazina) y ante refractariedad, Anti TNFalfa. En casos de confirmación de uretritis clínica o pesquisa de chlamydia en secreción uretral, así como de cuadro diarreico relacionado a enterobacterias, debe iniciarse tratamiento antibiótico.

Seguimiento
Derivar a especialista

 

Bibliografía

1. Artritis reactiva - Capítulo 173. Harrison. Manual de medicina. 18º edición. Editorial McGraw Hill.

Contenido en Revisión

El contenido será validado por un profesional en la materia.

Autor / Editor Revisor de Contenido Revisor de Formato Año
Paulina Lira 2016
[ historial de revisiones ]

Menu Off-Canvas